RELATOS EROTICOS

Relatos eroticos para leer e imaginar; para excitar y complacer

ULTIMOS RELATOS EROTICOS

Tres negros y Andrea

Para Andrea era una rutina diaria el ir al gimnasio y regresar caminando a casa, estaba relativamente cerca. Y además le gustaba que la miraran, sabía que los años invertidos en ejercitarse no eran en vano. Hace más o menos un mes, un grupo de chicos negros comenzaron a ir al ...
Leer más

El viaje de mi suegro (Parte 2)

Como bien sabe la vez anterior, el señor Will acabó dejándomela toda adentro de mi chochito. Esta vez fue un día muy interesante. Nos levantamos, hacia un frio horrible, y estaba nevando afuera. En una de las conversaciones con mi suegro le comente que mi coche estaba da...
Leer más

El regalo: Introducción

En su quincuagésimo aniversario el nuevo y joven compañero de juegos había dispuesto; una forma diferente de celebrar junto a su esclavo tan importante fecha. Deseaba ofrecerle una larga e inolvidable sesión de juegos; con la que deleitarse él. Siendo un mero espectador...
Leer más

La historia de Ángel, solo era un muchacho (04)

Eduardo me había mandado llamar para que fuera a la biblioteca, cuando entré estaba solo con un periódico en la mano y mirando la pantalla de su ordenador llena de números que para mi no decían nada, vestía una simple bata de seda color crema y la tenía un...
Leer más

Trío de a dos

Lo que leerán a continuación sucedió hace unos ocho o diez años atrás, aun no tenía a mi pequeño hijo, ni siquiera había conocido a Roque, mi marido, a quien por cierto nunca le conté lo sucedido. Era joven, alocada y dando los primeros pa...
Leer más

¿Me ayudas con mis medias?

El juego estaba planeado, solo faltaba ejecutarlo. Mi nombre es Ximena, actualmente tengo 40 y mi esposo 46. Nuestro matrimonio hasta el momento ha sido estable, pero sentíamos que algo nos hacía falta. Cada vez que hacíamos el amor nuestras fantasías eran siempre las mi...
Leer más

Bolas chinas

Como en muchas otras ocasiones hoy también he quedado en recogerte a la puerta de tu trabajo. Paro con el coche a pocos pasos de tu edificio y ya veo que estás de pie en la acera esperándome. Te tengo casi delante de mí contemplándote con tu traje de ejecutiva. Con la b...
Leer más